Estas viviendas están destinadas a personas entre los 50 y los 70 años. En el caso de matrimonios es suficiente que uno de los dos esté en esta franja de edad. Excepcionalmente, el Consejo Rector podrá admitir a personas que no cumplan con estos requisitos, siempre que se respete el objetivo del proyecto.

Es necesario que su estado psíquico y físico les permita utilizar las instalaciones y servicios de la Cooperativa sin perjudicar a los demás usuarios. Que sean autónomas para la realización de actividades ordinarias de la vida diaria. No deben padecer trastornos de conducta que puedan perturbar la normal convivencia en el complejo residencial.

VIVIENDA COLABORATIVA

Comunidad autogestionada para afrontar conjuntamente los retos del envejecimiento.